Gabinete de psicólogos IBBGabinete de psicólogos IBB

¿Te han dejado alguna vez?


Generalmente la ruptura de pareja produce un sentimiento muy doloroso pero especialmente para la persona que ha sido dejada.
En este caso la persona debe pasar por un proceso de duelo y tomárselo como algo normal y natural que con el tiempo se irá calmando y alejando ese malestar emocional.
En el primero momento se vive el sufrimiento con mucha intensidad, los pensamientos son rumiativos, recurrentes y desagradables, con frecuencia se tiende a autoculpabilizarse, a preguntarse que se hizo mal, a intentar buscar una causa, a pensar porque a mi, ya no encontraré a alguien igual, me quedaré solo..., ideas irracionales de carácter extremista y exagerado.
En cuanto a los sentimientos, la sensación de soledad y vacío suele frecuentar, la irritabilidad e irascibilidad, la tristeza, falta de motivación e interés por las cosas, incluso el aislamiento social.
Poco a poco, se va asumiendo la pérdida del ser querido y aceptando el día a día sin el o ella, adaptándose a un nuevo estilo de vida diferente.
En el primer momento del proceso del duelo es importante no tomar decisiones precipitadas porque  la persona esta en un estado emocional muy intenso que le dificulta pensar con claridad y entorpece la capacidad de reflexión.
También es recomendable dejar que fluyan los sentimientos y pensamientos que se tenían hacia esa persona y no tratar de evitarlos ni huir de ellos, es bueno expresarlos y comunicarlos a aquellas personas que pueden ayudar como por ejemplo la familia y amigos. El apoyo social de la gente que rodea a la persona que ha sido dejada es fundamental para fortalecer un soporte emocional que ha sido roto.
Por otro lado, conviene que la persona se centre en sí misma, que se proponga metas diferentes como por ejemplo realizar actividades que le sean agradables, tomar una ducha de agua caliente, salir mas con los amigos, hacer algún viaje, hacerse algún regalo, hacer deporte...

0 comentarios: