Gabinete de psicólogos IBBGabinete de psicólogos IBB

SECUELAS PSICOLÓGICAS DE LOS ACCIDENTES DE TRÁFICO


En verano durante los meses de julio y agosto la mayoría de las personas tenemos vacaciones y nos gusta aprovechar para hacer viajes largos en coche, incluso los puentes o fines de semana para ir al pueblo, a la montaña, a las fiestas, a la playa, a ver a la familia, a los amigos...
En estas ocasiones, usamos el coche para desplazarnos habiendo un número muy elevado de conductores en carretera que llevan muchas horas conduciendo sin descansar, que han tomado alcohol u otras sustancias tóxicas, o que el coche no esta en buen estado.
Por lo general, se tiende a pensar que a mi no me va a ocurrir porque soy buen conductor/ra, se percibe como algo ajeno a uno mismo y no se tiene el suficiente cuidado cuando se emplea el coche en fechas con elevada condensación de salidas y llegadas.
Aunque uno mismo/a se sienta muy seguro conduciendo también depende de que los conductores de alrededor también lo sean.
Se trata de un grave problema porque se corre el riesgo de sufrir un accidente de tráfico que se podría haber evitado, pueden morir muchas personas o que se queden con importantes secuelas físicas y psicológicas en las víctimas y seres queridos de las víctimas.
Las secuelas psicológicas pueden provocar estrés post-traumático (hiper-excitabilidad, inquietud, pesadillas, miedo de que vuelva a repetirse), depresión por pérdida de seres queridos (tristeza, negación de la pérdida). Son secuelas que no remiten con el paso del tiempo, el apoyo social, un buen tratamiento psicológico pueden ayudar a mejorar el bienestar emocional de la persona pero todo esto no es suficiente ya que el impacto es muy fuerte y se producen alteraciones irreversibles en el funcionamiento psicológico habitual.

0 comentarios: