Gabinete de psicólogos IBBGabinete de psicólogos IBB

¿Cómo afecta la ansiedad y el estrés en nuestra piel?


La mente y la piel están conectadas a nivel embrionario desde el ectodermo, hay una compleja interacción entre los sistemas inmunes de la piel con sistema neuroendocrino. La piel responde a los estímulos endógenos y exógenos, detecta e integra las señales ambientales y transmite las condiciones intrínsecas al mundo exterior.
En este sentido el estrés representa una fuerza interna o externa que amenaza con alterar el equilibrio homeostático del organismo. Generalmente tiene la capacidad de adaptarse a los retos de homeostásis agudas pero su frecuente cronicidad puede conducir al agotamiento, angustia y reagudización de la dermatosis preexistente.
El estrés activa dos vías neuronales: el eje hipotálamo-pituitario-adrenal y el sistema nervioso simpático.
La identificación de estrés externo por el cerebro como resultado la activación del núcleo paraventricular del hipotálamo y el locus ceruleus.
El factor liberador de corticotropina se secreta por el hipotálamo y transportado a través de la circulación portal a la pituitaria, donde induce la liberación de hormona adrenocorticotrópica de la pituitaria anterior a la circulación general. Esto resulta en la secreción de glucocorticoides y las catecolaminas de la glándula suprarrenal.
El cortisol actúa como retroalimentación negativa sobre el hipotálamo e inhibe la liberación adicional de factor liberador de corticotropina.
Las células de los locus ceruleus activan el sistema simpático, lo que resulta en la secreción de epinefrina y norepinefrina.
Por otro lado se conoce una enfermedad muy común llamada psoriasis. En cuyo caso, el estrés ha sido reportado en 44% de los pacientes antes de la llamarada inicial de la psoriasis, y las erupciones recurrentes se han atribuido a la tensión en hasta el 80% de los pacientes. Los síntomas más comunes atribuidos a la psoriasis son trastornos de la imagen corporal y el deterioro del funcionamiento social u ocupacional, lo que resulta en graves problemas en las relaciones interpersonales y las pérdidas relacionadas con el trabajo.






E-mail Gabinete Psicológico IBB

0 comentarios: