Gabinete de psicólogos IBBGabinete de psicólogos IBB

Conceptualización de homicidios de pareja

Homicidio de Pareja (HP): Según Cerezo (1998) “Es un término que comprende a aquellos homicidios que tienen lugar entre personas que mantenían o habían mantenido antes de la comisión del delito una relación de tipo afectivo- sexual durante un cierto periodo de tiempo”.
De acuerdo con Winstock (2007) citado en (A. Company, M.Á. Soria, 2015) se diferencia de homicidio por violencia contra la mujer (HVCM), por su base estructural, en este caso el homicidio puede suceder por parte de los dos miembros de la pareja y no únicamente por parte del hombre a la mujer.
Los autores A. Company, M.Á. Soria (2015) consideran que los homicidios en la pareja se caracterizan mayoritariamente por tener una sola víctima, ser impulsivos y situacionales, cometerse por parte de personas que reaccionan agresivamente a determinados estímulos, son homicidios que no se han planificado previamente, forman parte de reacciones emocionales ante situaciones adversas o conflictos derivados de la interacción interpersonal con la víctima.
El estudio realizado por Häkkänen-Nyholm et al. (2009) compara las diferencias de homicidio de pareja según el sexo: Los resultados destacan que los niños víctimas fueron casi siempre asesinados por mujeres. Las mujeres se relacionaron por tener cierto desapego emocional con la víctima miembro de la familia. Las conductas de estas mujeres homicidas después de cometer el delito se relacionaron con la búsqueda de ayuda y el arrepentimiento mientras que el comportamiento del hombre delincuente se relacionó con la ocultación del cuerpo de la víctima conocida. Y este último utiliza más armas de fuego que las mujeres.
Homicidio por Violencia Contra la Mujer (HVCM): Es un concepto que procede del fenómeno de la violencia contra la mujer.
Las Naciones Unidas consideran que la violencia contra la mujer es “todo acto de violencia de género que resulte o pueda tener como resultado un daño físico, sexual o psicológico  para la mujer, inclusive las amenazas de tales actos, la coacción o la privación arbitraria de libertad, tanto si se producen en la vida pública como en la privada”.
Del fenómeno de la violencia contra la mujer en su última instancia puede causarle la muerte, de aquí el concepto de femicidio.
Según Fernández (2012), se trata de un nuevo concepto político, construido y posicionado por un colectivo de organizaciones de mujeres utilizado para denunciar la violencia contra las mujeres. La autora considera que el femicidio es el asesinato de las mujeres por razones asociadas a su género y que derivan generalmente de causas culturales, políticas y sociales resultado de las relaciones estratégicas de poder, dominación y privilegio de los varones con respecto a la mujer. Desde esta perspectiva las mujeres víctimas del femicidio son aquellas que mueren a causa de violaciones, torturas, mutilación genital, incesto, abuso físico y emocional, acoso sexual, uso de las mujeres en la pornografía, explotación sexual, violación conyugal, esterilización o maternidad forzada, trata, abortos ilegales (Fernández, 2012).
Sin embargo, el termino femicidio no tiene cabida en la legislación española, por un lado aparece el termino homicidio reconocdido como un delito en el artículo 138 de la Ley Orgánica del Código Penal presente en el BOE, “el que matare a otro será castigado con pena de prisión de diez a quince años”.
Y por el otro lado la legislación española hace referencia a la Violencia de Género según lo establecido por la Ley Orgánica 1/2004, de 28 de diciembre de Medidas de Protección Integral contra la Violencia de Género: “se manifiesta como el símbolo más brutal de la desigualdad existente en nuestra sociedad. Se trata de una violencia que se dirige sobre las mujeres por el hecho mismo de serlo, por ser consideradas, por sus agresores, carentes de los derechos mínimos de libertad, respeto y capacidad de decisión”.

El objeto de la ley es: “actuar contra la violencia que, como manifestación de la discriminación, la situación de desigualdad y las relaciones de poder de los hombres sobre las mujeres, se ejerce sobre éstas por parte de quienes sean o hayan sido sus cónyuges o de quienes estén o hayan estado ligados a ellas por relaciones similares de afectividad, aun sin convivencia”.



0 comentarios: