Gabinete de psicólogos IBBGabinete de psicólogos IBB

¿Conseguiremos ser felices si gana el partido que hemos votado?


Por lo general tendemos a asociar la felicidad con una meta que esperamos alcanzar como por ejemplo: "Ser feliz cuando me compre el nuevo móvil", "Ser feliz cuando nos cambiemos de casa", "Ser feliz cuando cambien de trabajo", "Ser feliz cuando me divorcie", "Ser feliz cuando me quite kilos".
En el momento que alcanzamos la meta esperada sentimos cierta satisfacción por el logro, pero no disfrutamos de ello, automáticamente planeamos el alcance de otro logro, no acabamos de saborear aquello que nos costo conseguir, nunca estamos satisfechos.
En una novela de Frédéric Beigberder, Octave expresa: "Siempre me las apaño para que os sintáis frustrados(...) Os drogo con novedad, y la ventaja de lo nuevo es que nunca lo es durante mucho tiempo. Siempre hay una nueva novedad para lograr que la anterior envejezca (...) En mi profesión nadie desea vuestra felicidad, porque la gente feliz no consume"


0 comentarios: